Entradas

Las cosas que nos producen placer... ¿son pecado?

Imagen
Observemos atentamente esta lista con algunas cosas que nos producen placer, que aplica tanto a varones como a mujeres:


Un baño de inmersión de agua tibia con sales minerales. Aflojar los músculos de la tensión diaria, uno a uno. Disfrutar el vapor ascendiendo con el aroma de las sales. Frotar el cuerpo con un guante de crin y ver cómo se desprenden las células muertas; con ellas se va el viejo yo y lo nuevo emerge. Escuchar la música preferida de fondo (ojo, lejos de la bañadera).Un masaje con aceites naturales vegetales.La sensación del cuerpo sobre las sábanas de algodón recién cambiadas, enjuagadas con un suavizante perfumado.Recibir un masaje descontracturante o relajante.Salir a caminar por el césped con los pies descalzos. Recostarse sobre el pasto, debajo de un árbol y desde esa perspectiva mirar el árbol y el cielo colándose entre las ramas.Observar un atardecer o una luna saliente en el cielo.Sentarse en el jardín o el patio, cerrar los ojos y escuchar los pájaros cantar. Est…

La cuestión del placer

Imagen
Para quienes se rigen por la línea de pensamiento ascético, según la cual los placeres son sinónimo de banalidad o de pecado y no nos están permitidos a los que servimos a Dios, el descansar, el relajarnos, también el placer están vedados. La palabra misma, placer, suele asociarse mentalmente con actos pecaminosos o lujuriosos. Por supuesto, esto sucede a un nivel muy inconsciente. Lo mismo sucede con otros conceptos, como el disfrute y la plenitud, en tanto esta abarque los sentimientos y emociones y no lo estrictamente espiritual.



Pero la Biblia menciona en reiteradas ocasiones esos términos; varias veces dice que “Dios se deleitó” y se refiere al placer equilibrado como algo saludable y no necesariamente carnal.

Caminar descalzos sobre el césped acolchonado, recoger hojas en otoño, saborear con todos nuestros sentidos una rica comida o un chocolate, agacharnos a cortar flores y disfrutar de su aroma, sentarnos en una plaza y ver jugar a los niños, entre otros, son pequeños plac…

Cada gramo de energía cuenta

Imagen
No nos damos cuenta hasta qué punto cada paso que damos implica un flujo de energía física y emocional, hasta el punto de quedar agotados. Agotamiento quiere decir que nuestras reservas se acabaron. Y es ahí cuando cada pequeña gota de energía cuenta. Cada día hacemos miles de actos que se van cobrando de la cuenta de la fuerza interior que poseemos. Aun pequeños actos, rutinarios, que llevamos a cabo cotidianamente:


Escuchar responsablemente a un buen amigo que está en problemas.Una situación incómoda en público que no podemos evitar, pero para la que precisamos “estar enteros”.Una tarea que no nos gusta hacer pero no podemos eludirla, es nuestra responsabilidad, o no hay nadie más que la haga. Un compromiso al que no podemos faltar si queremos conservar esa relación.Un consejo que nos piden, para el cual tenemos que hacer el ejercicio de “ponernos en los zapatos de”, cuando nuestros propios zapatos nos están apretando hace rato.La enfermedad o el acompañamiento a un ser querido en …

Permiso para descansar

Imagen
Algunas veces los pastores sentimos que, si descansamos, les estamos robando ese tiempo a los que están en necesidad, le quitamos ese tiempo a la obra, o tememos secretamente que nos vamos a entusiasmar del descanso y ya no vamos a querer volver a trabajar al ritmo que solíamos hacerlo. Esos también son mitos que están asociados a una teología defectuosa, o a una visión distorsionada de la gracia de Dios. Algo no anda bien en nuestra comprensión de Dios cuando tenemos temor a descansar, a gratificarnos, a darnos un poco de placer en esta vida.



No debemos tener temor de descansar demasiado, el alma humana, una vez que está restaurada y llena, se vuelca automáticamente a dar a los demás. Jesús mismo es nuestro ejemplo en esto. Él no esperaba a que cada alma humana estuviera a salvo, que cada cuerpo a su alrededor fuera sanado para retirarse a descansar el cuerpo y el alma. No lo vemos pidiendo permiso para retirarse tampoco, como si estuviera permanentemente “de guardia”, y ni siquiera…

El descanso es más que un placer

Imagen
Dios, nuestro Padre, creador y fabricante de esta máquina a la que llamamos cuerpo, ser humano, persona, nos ideó de tal forma que el mecanismo debe detenerse y descansar, tanto física como emocionalmente, a riesgo de fundirse y romperse. Cuando no descansamos apropiadamente, algo se rompe dentro de nosotros; ese equilibrio mental que permite el buen funcionamiento se altera, y ya nada funciona con gracia y armonía. Los engranajes se atascan y finalmente se destruyen.

De tal manera esto es así que Dios instituyó un día de descanso. Mandato que, en nuestra sociedad moderna exigente y orientada a los resultados, hemos violado de manera sistemática. Este día de descanso reglado se encuentra en algunos pasajes de la Biblia que conocemos bien, pero que soslayamos haciéndonos los distraídos:

Acuérdate del día de reposo para santificarlo. Seis días trabajarás, y harás toda tu obra; mas el séptimo día es reposo para Jehová tu Dios; no hagas en él obra alguna, tú, ni tu hijo, ni tu hija, ni…

Relajación al estilo cristiano

Imagen
En algunas ocasiones, cuando escuchamos las palabras relajación, meditación u otras similares, nos suenan todas las alarmas y se prenden las luces internas. Pero tranquilo, tranquila, que veremos algunas maneras sugeridas por profesionales cristianos para relajarnos y conciliar el sueño.

Hoy en día existe lo que se denomina “higiene profilaxis del sueño”, que son técnicas que nos ayudan a desarrollar conductas tendientes a controlar los factores internos y externos que nos impiden tener un descanso reparador. En internet podés encontrar una serie de pautas inocuas que serán de mucha utilidad, entre ellas:

Irse a la cama solo cuando se tenga sueño. No usar la cama para realizar otras actividades como estudiar o comer, sino solo para dormir.Evitar las siestas diurnas.No tomar café ni otro tipo de bebidas energizantes después de la tarde.No comer pesado a la noche. Prestar atención a las condiciones ambientales (si hay mucha luz, si está muy encerrado, los ruidos del exterior, si hay m…

¿Es estrés? ¿Es burnout?

Imagen
¿Son sinónimos? ¿O estamos hablando de cosas diferentes? Veamos un poco de qué se tratan, sin intenciones de meternos en territorio médico.

Estrés
La Organización Mundial de la Salud (OMS) define al estrés como “el conjunto de reacciones fisiológicas que prepara el organismo para la acción”. Dios, nuestro Hacedor, nos creó con este mecanismo de estímulo o alerta para servirnos en situaciones inesperadas de peligro. Cuando el cuerpo y la mente perciben una amenaza, segregan determinadas hormonas y se producen ciertos cambios que tienden a salvarnos del peligro. Pero luego de que la amenaza pasa, el cuerpo regresa a su normal funcionamiento. El problema se da cuando el estado de alerta, o lo que la mente percibe como peligro, se sostiene por demasiado tiempo (por ejemplo, en condiciones laborales bajo mucha presión, en situaciones económicas graves, en medio de un ambiente hostil, lleno de discusiones, etcétera).



Burnout
Hace veinte o treinta años atrás, se lo conocía como surmenage. H…